5 claves para desarrollar inteligencia emocional

27
Jul

5 claves para desarrollar inteligencia emocional

  • Publicado por: - Weekon
  • Comentarios desactivados en 5 claves para desarrollar inteligencia emocional
Podemos decir que la Inteligencia Emocional es la capacidad de conocer nuestras propias emociones. El poder reconocer un sentimiento, el ser consciente de las sensaciones que “me” invaden en cada momento y saber discriminar cuando “estoy triste” de cuando siento ansiedad o estoy enfadado, constituye algo fundamental en la Inteligencia Emocional.

Es importante ser consciente de las emociones negativas, atender a estas sensaciones es el primer paso para un posterior control de las mismas.

Para llevar a cabo tal habilidad, es necesario que nos auto observemos y realicemos una introspección profunda de nuestra persona. Tener conciencia de los sentimientos negativos, nos hace más fuertes a su influencia y nos posibilita deshacernos de ellos.

  1. Es la capacidad para controlar nuestras emociones

Si somos capaces de tranquilizarnos cuando estamos nerviosos o sentimos ansiedad, de animarnos cuando estamos tristes o deprimidos y de calmarnos cuando estamos irritados, estamos demostrando Inteligencia Emocional, ya que las personas que experimentan tales habilidades, se recuperan mucho antes de los obstáculos que depara la vida.

  1. Todas los emociones son necesarias

Pero el objetivo no es suprimir las emociones negativas: no se pretenden un mundo sin sentimiento, habitado por personas sin corazón. El verdadero objetivo es controlar y conseguir un equilibrio de nuestros sentimientos. Y aunque no podamos manejar el tipo de emoción sentida ni el momento en el que ésta aparece, sí hay algo que podemos controlar: el tiempo que experimentamos la emoción.

  1. Es la capacidad de motivarse a uno mismo

Otra buena razón de porqué gente con menos capacidades intelectuales se encuentra en la cúspide de su carrera (a diferencia de otros que, teniendo una capacidad similar no alcanzan ese nivel) es la motivación, y más concretamente la automotivación que poseen hacia su trabajo.

  1. Es fundamental sentirse realizado con el trabajo llevado a cabo

Ver que los objetivos se cumplen, comprobar que los contenidos teóricos se llevan a la práctica y observar las caras de convencimiento de los pacientes, anima a continuar y a prosperar. El esfuerzo, la perseverancia y la dedicación a nuestra jornada laboral no serían posibles sin este motor que nos permite seguir trabajando y que depende de factores emocionales como el entusiasmo y la tenacidad frente a todo tipo de contratiempos.

  1. Reconocer las emociones para poder empatizar

Es la capacidad de reconocer emociones ajenas. Esta habilidad se basa en la capacidad de reconocer nuestras propias emociones. Cuanto más conscientes seamos de nuestros propios sentimientos, mayor será nuestra destreza para conocer los sentimientos de los demás. Y si antes utilizábamos la autoobservación para obtener un autoconocimiento emocional, ahora es necesario observar a nuestros pacientes para saber qué sienten con cada explicación. A través de su lenguaje no verbal (sus gestos, sus posturas, sus tonos de voz) obtenemos un feedback de lo que sienten y de la manera en que los exponemos y explicamos.

Reconocer las emociones del otro posibilita que empaticemos con él y que, antes de juzgar o acusar, nos pongamos en su lugar.

Relacionarnos adecuadamente con las emociones ajenas, tener visión de grupo, cooperar y no competir, es el objetivo de esta habilidad. Somos animales sociales y, aunque cada vez se nos invita más a combatir y a luchar por nuestros puestos de trabajo, trabajar como equipo hacia objetivos comunes, fomenta el respeto y la escucha activa, aspectos fundamentales en un mundo profesional cada vez más deshumanizado.

Weekon

'
All copyrights reserved @ 2016 - Design & Development by Quilsoft