Adultos eficaces, fruto de madres tiernas ¿por qué?

14
Oct

Adultos eficaces, fruto de madres tiernas ¿por qué?

  • Publicado por: - WeekOn
  • Comentarios desactivados en Adultos eficaces, fruto de madres tiernas ¿por qué?

En la calidad del vínculo materno reside lo que seremos. Los padres son quienes ponen los cimientos para que nuestros hijos se conviertan en personas felices… y nosotros puede que seamos a la vez padres e hijos. Es por eso que es muy importante la vara con la que medimos a nuestros padres, porque nosotros también somos quienes construimos los cimientos de nuestros hijos.

Generalmente hablamos de vínculo y de apego como términos sinónimos, aunque no lo son… El apego es un mecanismo biológico que pone en marcha una serie de comportamientos que facilitan la construcción del vínculo entre el bebé y la madre a fin de garantizar la protección y los cuidados que el recién nacido requiere, mientras que el vínculo es el lazo afectivo que se construye entre dos personas y que en el caso del vínculo materno permite al bebé desarrollarse no solo psicológicamente, si no también físicamente.

El recién nacido viene al mundo programado para ser sensible a determinados estímulos que facilitan la construcción del vínculo materno, por ejemplo es más sensible a la voz femenina que a la masculina, a lo que tiene movimiento frente a lo estático, al rostro humano. El llanto es una herramienta para ser atendido, como lo es la sonrisa y el balbuceo. Es su “equipo” para relacionarse. Jamás el llanto de un bebé es manipulativo, es la expresión de una necesidad concreta aunque a veces no la sepamos detectar.

Y es aquí, en la calidad del vínculo materno, donde reside una gran parte de lo que seremos como adultos. Fue el psicólogo John Bowlby el primero en observar que aquellos niños que tenían trastornos de conducta habían sido deprivados parcial o totalmente del afecto sano y necesario de sus madres. Bowlbly los llamó “personalidades desprovistas de ternura”.

En la actualidad sabemos que la calidad de las relaciones tempranas son determinantes en el desarrollo de la personalidad y de la salud mental, con especial relevancia de la figura materna.

Sin embargo, acá hay que hacer una aclaración y es muy importante para las madres: cuando un hijo nace con algún tipo de enfermedad, ya sea física o psicológica, no se trata de “sentir culpa”. Sea cual sea la enfermedad de tu hijo, no sos culpable de la misma. Lo que sí, una enfermedad médica no tiene porqué ser una “condición”. Enseñale a tu hijo a que nada debe condicionarnos en la vida. ¡Sentite orgullosa porque el desafío que vos tenés como madre es mucho más fuerte!

Por lo demás, todas las madres son tiernas. No se trata de ser ridícula. Se trata de cierta entrega y cariño, que se siente en la piel. No hace falta que todo sea color de rosa. Es simplemente el hecho de ser madre, la ternura de contar con una madre es lo que nos ayuda a crecer.

¡Gracias a todas las madres! 

WeekOn

'
All copyrights reserved @ 2016 - Design & Development by Quilsoft