Cómo cambiar tus pensamientos para sentirte mejor

29
Jun

Cómo cambiar tus pensamientos para sentirte mejor

Existen personas que son “hacedores” y otras que son “observadores”, las que son “ganadoras” o las “quejosas”, los “indiferentes” y los “apasionados”. En general, los observadores, quejosos e indiferentes tienen una actitud de “eso no se puede hacer”, viviendo su vida con miedo de lo que los demás puedan pensar.
La manera en la que pienses de vos mismo, dependerá de las creencias, actitudes y aprendizajes que hayas tenido a lo largo de tu vida. Así que si pensás que no tenés mucho valor, se debe a que tus creencias no te están ayudando.
No tengas duda de que el éxito en cualquier cosa, comienza y termina con tus pensamientos. Los pensamientos son cosas. ¿Alguna vez te despertaste de un sueño horroroso totalmente asustado y sudando? ¡Son sólo pensamientos! ¿Te das cuenta de lo que los pensamientos nos hacen?
Todo gran filósofo te dice que prestes atención a tus creencias porque son ellas las que te guían. La mayoría de las personas no pueden ni siquiera concebir sentirse diferente acerca de las cosas y las personas de las cuales tienen una opinión arraigada, que hasta es muy probable que no sea verdad. Piensan que tienen que sentirse de la manera que se sienten, de hecho te dicen “vos te sentirías igual si te estuviera sucediendo lo que a mi ahora”. En general las personas no creen que sea posible cambiar los comportamientos y emociones. Así que casi todos viven cada momento reaccionando en lugar de, estar haciendo que cada día sea como ellos quieren que sea.
Es muy probable que vos respondas a esto diciendo que no es posible sentirse diferente de cómo normal y espontáneamente te sentís durante el día reaccionando a las cosas que te suceden. Es muy probable que pienses que no podés cambiar tu manera de sentirte en un determinado momento debido a la situación que estés enfrentando. Uno puede sentirse diferente cambiando tan sólo los PENSAMIENTOS.
Concentrar el pensamiento en perdidas afectivas, o situaciones desagradables que hayan sucedido en el pasado; lleva a que uno se deprima y lo azoten sentimientos de tristeza. Sin embargo, si uno busca en su mente experiencias exitosas, emocionantes, gratificantes, como el nacimiento de un hijo, cuando te contrataron para el trabajo, cuando te premiaron o te ovacionaron por algo. La adrenalina se eleva, te sentís bien con vos mismo, sonreís y la actitud es totalmente positiva.

Este es el ejercicio que se debe hacer
Se puede cambiar la manera en que uno se siente utilizando los pensamientos. Si te enfocas en cosas que te deprimen, por lógica te vas a deprimir, así que para salir de una depresión, ayúdate pensando esos momentos agradables, emocionantes y gratificantes de tu vida (esto no quiere decir que no requieras de un médico dependiendo del caso, pero sí que podes ayudar con tu actitud al tratamiento que estés haciendo).
Es recomendable tomarse un tiempo con uno mismo para decidir los pensamientos que podes utilizar dependiendo de la situación que enfrentes y de cómo te sientas. Elegí un lugar tranquilo donde nadie te interrumpa por un rato, para que escribas una lista de los problemas o emociones que quieras controlar, y crear o recordar las imágenes que puedes utilizar para reaccionar. Por ejemplo, ¿qué pensamientos te gustaría tener en una situación estresante de discusión o enfrentamiento con alguna persona? Querrías estar relajado y tranquilo para evitar que las emociones interfieran y mantenerte objetivo para responder de la mejor manera posible, sin causar o provocar un problema más serio. Entonces elegí una escena que puedas llamar a tu mente en momentos como este, como una playa hermosa en donde estés sentado frente al mar. Cuando colocas una imagen en tu mente que sea visual, auditiva y sensorial, provocas tranquilidad y relajamiento en tu cuerpo y en tu mente.
Así que la lista puede llevar emociones como:
– Enojo, discusión, enfrentamiento
– Frustración, remordimiento
– Miedo, sentirte menos, inseguridad
– No puedo, no soy bueno

Debemos tener en claro que son pensamientos y hay que localizarlos. La decisión importante y rápida que hay que tomar, es que cuando vienen a la mente, no hay que centrarse en ellos. Se deben recordar emociones positivas y enfocarse en ellas.

Con esta práctica continua el cerebro interpretará cómo deseas reaccionar, incluso cuando situaciones de conflicto se presenten. Generarás pensamientos contrarestantes, evocando emociones positivas que transformarán tu modo de ver las cosas. ¡Enfocate en experiencias, recuerdos o anhelos positivos!

Weekon

No Comments

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

'
All copyrights reserved @ 2016 - Design & Development by Quilsoft