Descubrí lo que tu guardarropa dice de vos

07
Mar

Descubrí lo que tu guardarropa dice de vos

  • Publicado por: - WeekOn
  • Comentarios desactivados en Descubrí lo que tu guardarropa dice de vos

Cada vez que te vas a dormir es lo mismo. Pensás cómo vas a vestirte al otro día para evitar el zafarrancho de último momento. Te levantás con la idea segura pero no encontrás la remera con encaje en los hombros y terminás con la básica negra que sabés que está arriba de la pila de ropa por ordenar. Falta de tiempo, desorganización, poco espacio, desastre … Los argumentos superan las excusas. Porque en realidad el vestidor dice mucho más de nuestras neurosis de lo que pensamos. Por algo la best seller del orden doméstico (ergo, del alma) Marie Kondo lo llama “el paraíso privado”.

Mostrame tu placard y te diré quién eres -sostiene Diana Trajtenberg, psicóloga-. Es que ese lugar de la casa proyecta cómo nos sentimos. Todas las personas tenernos rasgos que nos definen y estructuran. Pero, a la vez nuestra personalidad es dinámica y nuestro estado de ánimo va a influir a la hora de tenerlo impecable o no. “Por esa razón, hay semanas en las que podernos convivir con el caos de la ropa que parece la mesa de saldos, look revoltijo, y otras en las que no toleramos ni un aro fuera de lugar”.

La manera en la que decidimos darles lugar a las prendas, dejarlas sacarlas, donarlas, arreglarlas, habla de cómo somos. “El guardarropa es nuestro espacio íntimo, nuestra creación -analiza la diseñadora Carolina Aubele-. Expresa también cómo nos tratamos. Por eso, cuando elegimos texturas, formas, colores, hablamos de nosotras mismas, de nuestra forma de ser.”

COLECCIONISTA: “La romántica”

El collar de perlas de tu abuela, el tapado de piel de tu mamá, la batita que usó tu hijo al nacer (¡y menos mal que ya no se guarda el cordón umbilical!); el jean nevado de tu graduación… Hay accesorios que nos arraigan a vivencias en las que fuimos felices, incluso nos mantienen vivo el recuerdo de una persona querida. Las prendas favoritas siempre están ligadas a momentos únicos. Hay prendas y hay prendas especiales, pero hay que saber diferenciarlas. A las que no se usan hay que dejarlas ir para que lleguen otras.

ACUMULADORA: “La por si acaso”

No confundir: una cosa son las acumuladoras de tesoros. Otra ¡las acumuladoras! El fondo del p1acar te llama. Se queja y te acusa de haber abandonado esa prenda aún sin estrenar y aquella otra que era única pero que ya gastaste y olvidaste. “Guardar por si acaso no sirve -recuerda Federica Echenique, asesora de imagen-. Si dejamos de usar algo debe ser porque ya no nos gusta, cambiamos de estilo o el cuerpo se modificó. Si no queremos tirarla o regalarla, se puede intervenir para que tome otra forma, otro concepto”. No poder deshacerse de una remera o un vestido o cualquier accesorio deja en evidencia el miedo al cambio y la dificultad de dar lugar a situaciones a estrenar.

CONSUMISTA: “La que compra y no usa”

La identidad se construye desde el momento en el que elegimos la prenda que nos gusta en el local hasta el lugar que le damos en el cuarto. Sin embargo, ¿elegimos bien? Echenique, que también es experta en orden de percheros ajenos, cuenta que entre sus clientas es común este impulso por dos razones: 1) las tientan las tendencias, y 2) se lo vieron puesto a otra mujer y les encantó. Aconseja: “Somos únicas. No tenemos que elegir según gustos e imagen de otra persona. Recuerden pensar en esto cuando avanzamos hacia la caja a pagar la prenda. Otro tip: si ya se cayó en la tentación, dejar la ropa nueva siempre a mano, para no olvidarse que existe”.

DISPERSA: “La no tengo qué ponerme”

“Esa sensación tan común es el resultado del desorden de la falta de claridad”, entiende Carolina Aubele. Para que eso no suceda propone 1) vaciar el placard 2) probarse todo y 3) descartar lo que ya no nos queda bien, siempre pensando en estar cómodas y en un look cotidiano. Consejos: colgar conjuntos armados para evitar la crisis last minute. Y chau dispersión.

OBSE: “Socorro, pelusa a la vista”

Guarda las remeras impolutas en el cajón, los zapatos en cajas, los blazers en fundas, los suéters en bolsitas. “La forma en la que está ordenada nuestra ropa habla de nuestra mente, del tiempo que le dedicamos a vestirnos, de los estresadas que estamos, de cuánto tiempo nos dedicamos en el día, observa Diana Trajtenvberg, psicóloga.

¿Que tiro? ¡Todo!¿Qué guardo? Lo justo y necesario: ítems de temporada más básicos.

ALGUNAS PISTAS

Si tenés un perchero con rueditas…

Sos muy transparente. No temés mostrar tu interior.

Si tenés un armario bajo 7 llaves…

Sos celosa, tan cuidadosa como controladora…

Si tenés un rincón para cada cosa….

Sos una adorable coleccionista.

Si tenés un placard que ¡ni se puede cerrar!

Sos caóticamente creativo y muy flexible.

WeekOn

'
All copyrights reserved @ 2016 - Design & Development by Quilsoft