Los chicos y la tecnología

17
Ago

Los chicos y la tecnología

  • Publicado por: - Weekon
  • Comentarios desactivados en Los chicos y la tecnología

La “era” de los celulares, tabletas y computadoras es un problema para muchos papás, que no saben cómo orientar la iniciación de los nenes con los aparatos electrónicos y sus excesos. ¿Cómo se manejan los padres con la tecno? ¿Sirven los castigos?

La relación de los chicos con las nuevas tecnologías y los dispositivos electrónicos disponibles (desde celulares hasta consolas de juego) es, para empezar, similar a la que tienen los adultos con ellas. Una de las claves para entender la relación de los niños y niñas con la tecnología es pensar que es una continuidad con lo que ellos observan y conviven diariamente en sus hogares. Siempre se identifica una enorme preocupación de los padres respecto de la relación de sus hijos con la computadora y demás dispositivos, pero la pregunta que no suele hacerse es ¿cuál es la relación que los padres de esos chicos tienen con la tecnología? Con esta pregunta estamos ampliando el campo de análisis.

La verdadera preocupación 

Se encuentra con frecuencia una preocupación por la temprana iniciación de los chicos con los dispositivos electrónicos pero, a la vez, cada vez más tempranamente y por motivos que incluyen desde la seguridad hasta el control paterno, los padres les compran, prestan y comparten su celular, computadora, tabletas y reproductores de música. En sí mismo, eso no es un problema.

Lo que sí puede ser problemático es que ese “compartir” esté relacionado en realidad con dejar que los chicos utilicen solos la tecnología.

Sentarse con ellos a jugar, a usar algún juego del celular o de consola, modifica ese momento de juego y lo transforma en un espacio compartido que adquiere otro sentido. Usar la tecnología “para sacarse de encima a los chicos” es la contracara de la preocupación. Hay que sentarse, compartir, “perder el tiempo” con los chicos y ayudarlos a construir una relación con la tecnología en la que no estén solos, sino que puedan construirla con un adulto cerca.

Apresados en las fantasías

Lo primero que se puede destacar es que la relación de los niños con la tecnología -cada vez más temprana- y ese deseo de utilizar computadoras, celulares o conectarse a Facebook puede significar un reemplazo de los vínculos que se daban en los grupos de pares en otras generaciones. Me refiero, por ejemplo, a esas relaciones en la calle, en las esquinas de las casas. ¿Cuándo se puede ver esto como un problema? Cuando un chico se desconecta de la realidad de manera contundente o se hace superfluo cualquier otro tipo de contacto. Cuando esto se da en exceso, se puede hablar de una adicción o tecnoadicción, que se profundiza en la adolescencia, principalmente con los videojuegos. El tema es que se llega a ese punto por una realidad social. Esto no le pasa al chico solo, de un día para otro. Cuando el padre llega del trabajo molido por las exigencias es preferible que el nene no moleste, que se entretenga de cualquier manera.

Un tema interesante para analizar es cómo los aparatos electrónicos hacen jugar la fantasía de los chicos. El tema de conectarse o desconectarse, en otro momento tenía que ver con el vínculo con el otro. Hoy ese otro es un personaje virtual. La fantasía juega un papel importante en la constitución de la subjetividad. Pero es necesario que no queden apresados en esas fantasías.

Con respecto a los límites que ponen los padres, el valor de la palabra es indiscutible. Hacer pensar al hijo sobre las dificultades que acarrea estar conectado todo el tiempo; los límites pueden ser consensuados. La autoridad en exceso que los padres intentan imponer cuando se sienten débiles tiene una eficacia frágil, termina siendo ontraproducente, y autoridad se convierte en autoritarismo.

Por los profesionales:  Carolina Duek – Doctora en Ciencias Sociales. Autora de “Infancias entre Pantallas”
José Barrionuevo – Psicólogo de la Fundación Barceló.

 

Weekon

'
All copyrights reserved @ 2016 - Design & Development by Quilsoft