Papá: el primer entrenador

13
Jun

Papá: el primer entrenador

Los padres son por lo general los que deciden inculcar la realización de actividad física desde temprana edad a sus hijos. ¿Cuáles son los beneficios de esta decisión?

El deporte siempre ha sido considerado un medio para educar valores para el desarrollo a nivel personal y social. Más allá de los beneficios físicos que aporta realizar ejercicio, son excelentes sus beneficios como herramienta educativa y psicológica. La atención de los padres a las prácticas deportivas de sus hijos, el acompañamiento, el aliento en momentos de dificultad del niño, son las actitudes que benefician positivamente al desarrollo de los niños.

Los niños aprenden  a socializarse con nuevos compañeros, a ganar y compartir triunfos, a perder y saber tolerar la frustración, a experimentar emociones, a crear lazos de ayuda entre ellos, a fomentar la colaboración, a ser responsables, a controlar la impulsividad en unos casos y a vencer la timidez en otros, a reducir la ansiedad, a respetar las normas, al entrenador, a los compañeros, a los rivales y a los árbitros. El deporte también incrementa su nivel de confianza y autoestima: los niños se sienten partícipes de los éxitos y jugadas de su equipo, son protagonistas junto a los demás.

La voz de autoridad a la que acudirán los niños cuando se sientan frustrados es la del padre. En este aspecto el rol del padre es fundamental a la hora de brindar confianza y autoestima en los chicos, alentándolos a que no se rindan y que continúen con su trabajo.

Los niños que asisten a actividades deportivas además aprenden a gestionar y optimizar su tiempo, teniendo que compatibilizar los estudios con el deporte. A nivel cognitivo, se fijan metas, desarrollan habilidades como el pensamiento estratégico y la capacidad de liderar. El deporte en equipo es la mejor escuela para el futuro trabajo en equipo el día que se integren en un grupo de trabajo en la empresa. Habrán desarrollado la pertenencia a un grupo con intereses y objetivos comunes, a cumplir con lo que uno se compromete, a ser perseverante, a tolerar el error propio y de los compañeros. Los padres actúan entonces como primeros entrenadores al poner el foco en valorar el trabajo y esfuerzo de sus hijos y no el resultado del deporte en sí.

 

Weekon

No Comments

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

'
All copyrights reserved @ 2016 - Design & Development by Quilsoft