Mantené alto tu sistema inmunológico

20
May

Mantené alto tu sistema inmunológico

  • Publicado por: - WeekOn
  • Comentarios desactivados en Mantené alto tu sistema inmunológico

Cuando se trata de combatir los virus, precauciones como lavarse las manos y evitar a quienes pueden estar enfermos son claves. Pero los expertos dicen que reforzar el sistema inmunológico también puede darte una ventaja para mantenerte saludable.

Mantenete activo/a

Hacer ejercicio es una manera poderosa de estimular el sistema inmunológico.  El ejercicio hace que los anticuerpos y los glóbulos blancos del cuerpo circulen con mayor rapidez, lo que significa que pueden detectar y concentrarse en los virus más rápidamente. Mantenerte activo disminuye las hormonas del estrés, lo que reduce las posibilidades de enfermarte. La clave del ejercicio, es hacerlo con moderación. Como muchas otras cosas, existe un punto ideal: hacer demasiado puede también poner tanto estrés en el cuerpo, que debilita tu sistema inmunológico. Se recomienda 30 a 60 minutos de ejercicio (ya sea vigoroso o moderado) casi todos los días.

Vigila tu dieta

El 80% del sistema inmunológico está en el intestino, así que cuando está sano, solemos ser capaces de combatir las infecciones más rápido y mejor, Cuando no lo está, nuestro sistema inmunológico es más débil y menos capaz de combatir una infección.

Lo ideal es centrarce en un estilo de alimentación mediterráneo, lo que significa una dieta rica en frutas, verduras, granos enteros y grasas saludables, que se encuentran en alimentos como pescados grasos, nueces y aceite de oliva. Este patrón de alimentación tiene un alto contenido en nutrientes como la vitamina C, el zinc y otros antioxidantes que, según se ha demostrado, ayudan a reducir la inflamación y a combatir las infecciones.

También es importante limitar la carne, en especial los alimentos procesados y fritos, que son los que más contribuyen a la inflamación. En general, se recomienda una dieta de alimentos integrales. Es más, lo más sensato es incluir en tu dieta diaria alimentos fermentados, como el yogur, el chucrut, el miso y el kéfir, ya que ayudan a desarrollar las bacterias buenas en el intestino, lo que, a su vez, fomenta un intestino y un sistema inmunológico saludables.

Presta atención al estrés

Existe un fuerte vínculo entre la salud inmunológica y la salud mental. Si tenés estrés crónico o ansiedad, el cuerpo produce hormonas de estrés que suprimen el sistema inmunológico. Las personas estresadas son más predispuestas a desarrollar el resfriado común.

Aunque no se puede evitar el estrés en la vida, es posible adoptar estrategias que ayuden a controlarlo mejor. Aquellos que siguen una rutina diaria de ejercicios, son menos propensos a enfermarse de una infección respiratoria.

Dormir bien

El sueño es otro refuerzo natural del sistema inmunológico. El sistema inmunológico es como tu computadora: necesita momentos de descanso para no recalentarse. El sueño reinicia el sistema.

Cuando estás privado de sueño, el cuerpo produce hormonas de estrés como el cortisol para mantenerte despierto y alerta, lo que puede suprimir tu sistema inmunológico. Las personas que duermen ocho horas tienen niveles más altos de células T que quienes duermen menos. Tratá de dormir al menos siete horas por noche, ya que  las personas que lo hacen son cuatro veces menos propensas a contraer un resfriado que aquellos que duermen menos de seis.

Hay que ser estratégico con los suplementos

No hay ninguna hierba ni vitamina mágica que puedas consumir para prevenir automáticamente un resfriado, la gripe u otro virus. Pero  una dosis diaria moderada de vitamina D puede ofrecer protección si te hace falta la vitamina del sol.(Siempre consulta con tu médico de cabecera)

La mejor manera de averiguar si te falta vitamina D es hacerte un análisis de los niveles en la sangre; deberías tener entre 20 y 39 ng/ml (nanogramos por mililitro). Si te encontrás dentro de ese rango, un suplemento diario de unas 600 a 800 UI es suficiente. Si no, habla con tu médico sobre un suplemento adicional (de hasta 2000 UI al día). Se aconseja tomarlo con comidas que contengan grasas o aceites, para aumentar la absorción.

 También se recomienda cocinar con hierbas como ajo, jengibre, romero, orégano y cúrcuma. Todos han demostrado tener propiedades antiinflamatorias, y algunos, como el ajo , han mostrado que protegen contra el resfrío . La comida es medicinal .

WeekOn

'
All copyrights reserved @ 2016 - Design & Development by Quilsoft